“Una Chica a la Antigua” (Louisa May Alcott)

Me acabo de enterar que el libro que tanto me gusta de la autora estadounidense Louisa May Alcott (Germantown, Pensilvania; 29 de noviembre de 1832 – Boston, Massachusetts; 6 de marzo de 1888) que yo tengo y conocía como “Una Chica a la Antigua” ha sido traducido y titulado también como “Corazón de Oro”, “Una Muchacha Anticuada” o “Una Niña Anticuada”.

Uno de mis favoritos de adolescente y no tan famoso como “Mujercitas” de la misma autora, fue publicado el año 1889 por capítulos en una revista. Sin embargo, Alcott decidió que para publicar el libro había que agregarle otros trece capítulos.

Nuestra protagonista es Polly Milton, una chica de 14 años y absolutamente adorable que deja su casa en el campo y la calidez familiar para visitar a su aristocrática amiga Fanny Shaw, que vive en la ciudad junto a adinerada familia. Las dos adolescentes de la misma edad son polos opuestos en sus gustos, modales y manera de comportarse, pero se tienen muchísimo cariño. Polly se siente abrumada por la vida a la moda que llevan y perturbada al ver cómo los miembros de la familia no se entienden y demuestran poco afecto.

La historia continúa seis años después, cuando Polly regresa a la ciudad para alojarse en casa de la señora Mills y dar lecciones de música. Como veremos, nuestra protagonista está lejos de ser la chica sumisa que todos creen. ¿Qué tan anticuada puede ser una joven del siglo XIX que decide vivir sola, trabajar para ganarse la vida y casarse sólo si se enamora?

“Una Niña Anticuada” es un entretenidísimo libro que contrasta la vida humilde y familiar del campo con la frivolidad y riqueza de la ciudad, pero también pone un énfasis (sutil al principio) del sitio que le correspondía a las mujeres a fines del siglo XIX, sus ocupaciones, problemas y dificultades de la vida diaria y las semillas de independencia acá simbolizadas en la protagonista. Polly Milton es una mujer que decide ser financieramente independiente, sabe de sus talentos y capacidades y busca desarrollarlos de manera plena, que conoce su valía y no accede a un matrimonio por conveniencia ni se moldea a lo que el resto quiera pensar como vida para ella.

La edición del libro que tengo dice “Una Chica a la Antigua” y ese es el nombre que siempre uso para hablar de él, pero cualquiera sea el título bajo el cual encuentre este libro, no deje de darle una oportunidad.